En esta entrada analizaré la importancia de la retribución emocional, concepto de moda en tiempos de crisis económica.

Esta situación de crisis ha llevado a las empresas y organizaciones a tener que adaptarse y reinventarse en cuanto a sus políticas retributivas. Entre las medidas que están empezando a implantarse con más fuerza, a modo de resumen, encontramos las siguientes:

1.- Amortización de puestos y reducción de costes.

2.- Congelación y reducción de salarios.

3.- Menos retribuciones variables y beneficios corporativos para todo el personal. El café para todos ha pasado a ser un café sólo para los que por rendimiento y productividad se lo han ganado.

4.- Identificación de los mejores empleados según su desempeño para gratificar su rendimiento, a través de políticas de Recursos Humanos basadas en la evaluación del desempeño y la productividad.

5.- Gratificaciones por cumplimiento de objetivos. Empieza a aplicarse y ganar más importancia la llamada retribución flexible.

6.- Aplicación de la llamada retribución emocional o intangibles de compensación: Políticas de conciliación y flexibilidad horaria, desarrollo de planes de carrera, planes de formación, mejora de los entornos de trabajo, cambios en los estilos de dirección y liderazgo, mejor comunicación en las relaciones con compañeros y jefes, etc.

tiempo libre

Es decir, las organizaciones han tenido que adaptarse a los tiempos para encontrar la solución a la reducción del aumento salarial anual a través de la retribución flexible. Para ello, se están centrando en las necesidades cotidianas de sus empleados para ofrecerles compensaciones a través de planes de salud, vales de comida, guardería, tiempo libre, etc.

Estamos ante una valoración de la remuneración basada en rendimiento y beneficios para la empresa, con incentivos a largo plazo.

Comparto y apoyo el siguiente argumento extraído de la web: equiposytalento.com de Luis Rupérez, Director de RRHH de Pharmamar, que refleja hacia donde tienen que ir las empresas en cuanto a política retributiva para retener el talento y ser más productivos:

El salario debería encaminarse hacia la eficiencia y la productividad de la empresa, hacia la consecución del presupuesto. De esta manera, se genera en los empleados un vínculo emocional, un trabajo de estrecha colaboración debido a un interés común, que es el económico. Se incrementa la motivación de logro, dado que los empleados son conocedores de que cada acción que realicen, cada decisión que tomen, tendrá una repercusión directa en el conjunto de la organización en general y en su bolsillo en particular.

Ser más productivos es una de las asignaturas pendientes de las empresas en España según algunos estudios y es algo que comparto y creo que hay que mejorar. Seguimos con la cultura de hacer horas y horas de trabajo calentando la silla en la oficina y las horas productivas se reducen a la mitad o menos de la mitad de esas horas. Es algo que también ocurre en México, donde se trabaja todavía más horas y no se dan resultados de productividad tan altos como cabría esperar.

Si se aplicara más la flexibilidad de la jornada, como hacen en países como Suecia por ejemplo, conciliación de la vida laboral con la personal, jornadas intensivas, etc. estoy convencido de que se lograría mayor productividad y mayor motivación de los empleados en su trabajo. Y si a esto le sumamos la retribución flexible, basada en objetivos, los empleados tratarían de lograrlos y se pondrían la camiseta de la empresa para obtener mayores beneficios. Su beneficio quedaría anclado al beneficio de la empresa, y estaríamos ante una relación ganar – ganar auténtica.

Creo que hay que dar más importancia a las personas en las empresas, cuidarlas y no verlas como números a los que asignar una cifra a fin de mes. Se debe involucrar al personal en la misión y objetivos de las organizaciones, hacerles partícipes de los beneficios e implicarles en crecer día a día en la empresa, tanto individualmente a través de formación, planes de carrera, incentivos, etc. como colectivamente, a través de dinámicas que fomenten el trabajo en equipo y el compañerismo.

Veo muy importante trabajar en la aplicación del employer branding o fidelización del capital humano. Es una estrategia que busca apoyar la construcción de una Marca para que sea reconocida como buen empleador, tanto para los empleados actuales como para los futuros talentos. Lo anterior se logra destacando las características y ventajas que todo empleado y candidato busca en una empresa, tales como desarrollo, crecimiento personal, buen clima laboral, responsabilidad social o plan de compensaciones, para dotar de mayor identificación al personal con la empresa, etc.

¿Aplican la retribución emocional o retribución flexible en tu empresa? 

¿Prefieres ganar más dinero en tu trabajo o tener mayores beneficios en cuanto a más tiempo para tu vida personal, planes de carrera y formación, etc.?

Espero sus comentarios.